Thursday, March 13, 2008

Impulsan proyecto duro de migración

Maribel Hastings
Corresponsal de La Opinión

12 de marzo de 2008

WASHINGTON, D.C.— La minoría republicana de la Cámara Baja, con el apoyo de varios demócratas, presentó ayer una petición para forzar al liderazgo cameral a llevar al pleno un proyecto migratorio demócrata enfocado en la aplicación de leyes aunque no queda claro si reunirán las 218 firmas requeridas para obligar la discusión de la medida.

Se trata del proyecto del congresista demócrata de Carolina del Norte, Heath Shuler, (HR4088-SAVE Act), que, entre otras cosas, requiere la verificación de identidad de todos los trabajadores mediante el sistema E-Verify, aumenta en más de ocho mil la cifra de patrulleros fronterizos por cinco años, y se sustenta en la aplicación de leyes al interior del país para agilizar el hallazgo y la deportación de indocumentados.

Una fuente dijo que la mayoría demócrata no cree que se reunirán las 218 firmas. De los 435 integrantes de la Cámara Baja, 198 son republicanos.

El proyecto en sí mismo tiene el apoyo de 48 demócratas y 93 republicanos.

Roy Blunt, uno de los líderes republicanos (Whip), cree que de momento, unos cien republicanos podrían firmar la petición (discharge petition), pero que esa cifra podría aumentar. Y que llegarían a los 218 si los casi 50 demócratas que apoyan el plan de Shuler, firman la petición.

El portavoz de Shuler, Andrew Whalen, dijo a La Opinión que el congresista ya firmó la petición, pero que desconoce cuántos otros demócratas lo harán.

La petición fue sometida por la congresista republicana de Virginia, Thelma Drake.

El apoyo de algunos demócratas a la petición supone un reto al liderazgo de la mayoría demócrata por tratarse de una herramienta generalmente empleada por la minoría.

Pero es año electoral y los republicanos no son los únicos interesados en demostrarle a sus representados que han ejercido mano dura contra la inmigración indocumentada o que cuando menos lo han intentado.

Entre esos demócratas hay congresistas como Shuler que fueron electos en 2006 en distritos conservadores de inclinación republicana y de hecho, ganaron esos comicios prometiendo mano dura contra los indocumentados.

Whalen indicó a La Opinión que "el congresista habría preferido que el proyecto llegara al pleno por los mecanismos regulares, pero al mismo tiempo piensa que la medida merece ser discutida en este Congreso".

Sobre el argumento de que Shuler, como otros demócratas y republicanos, sólo quieren sacar ventaja política del tema migratorio en año electoral, Whalen afirmó que "estamos en total desacuerdo con ese argumento".

"Esto no está políticamente motivado. Se trata de asegurar las fronteras y de garantizar que quienes trabajan en Estados Unidos estén autorizados para hacerlo", agregó Whalen.

Al menos en un principio, uno de los coauspiciadores del plan de Shuler es el congresista demócrata de Texas, Ciro Rodríguez.

La petición pretende además poner en jaque al liderazgo demócrata cameral que ha evadido el tema migratorio a toda costa.

Primero argumentaron que el Senado tenía que actuar y el fracaso de la reforma integral en la Cámara Alta les concedió armas para decir que no había apoyo para el tema.

Empero, algunos congresistas demócratas hispanos, como Luis Gutiérrez, de Illinois, han mantenido la presión para cuando menos debatir alguna propuesta o lograr algún tipo de protección temporal para los indocumentados mientras se retoma el debate de la reforma amplia en un nuevo Congreso.

De hecho, la bancada latina dice que si procede el proyecto de Shuler debería incluir un alivio migratorio para los indocumentados.

Es evidente que hay sectores republicanos y demócratas que quieren sacarle partido al tema migratorio en año electoral, aunque analistas coinciden en que es un asunto que no gana elecciones.

La semana pasada un grupo de senadores republicanos anunció que intentará avanzar más de 15 medidas enfocadas en seguridad.

Los dos precandidatos presidenciales demócratas, Barack Obama y Hillary Clinton, apoyan la reforma migratoria integral, aunque Clinton, contrario a Obama, se opone a las licencias de conducir para indocumentados.

John McCain, el seguro nominado presidencial republicano, fue coautor de un proyecto de reforma integral, pero ahora dice que primero debe garantizarse la seguridad absoluta de las fronteras y deportar a unos dos millones de indocumentados con historial criminal.

No comments: