Friday, November 23, 2007

INMIGRACIÓN: Las verdaderas víctimas de las redadas

Es importante observar lo siguiente: "Las redadas de ICE parecen ser particularmente crueles en vista de que el público favorece un camino a la legalización para los 12 millones de trabajadores indocumentados que ya están aquí....Una meta principal de nuestra sociedad debería ser la protección de todos los niños, sin reparar en su estado migratorio." El hecho tambien de que se crea un estado policial con agentes armados rompiendo puertas para detener a la gente en masa, nos debería de preocupar también.

Vean los resultados de las encuestas relevantes de The Washington Post - ABC News Poll, NYTimes/CBS, y Fox [pdf].

Hay datos muy interesantes también en este reporte escrito por el National Immigration Forum.

También hay un debate sobre la legalización en una de las páginas del Council on Foreign Relations.

"-Dra. Valenzuela


INMIGRACIÓN: Las verdaderas víctimas de las redadas
Raúl reyes

20 de noviembre de 2007

Hace unos meses, agentes de la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) irrumpieron en una fábrica en New Bedford, Massachusetts, y reunieron a más de 300 inmigrantes sin documentos para su detención y deportación. Dentro del subsiguiente caos, muchos padres temían dar información sobre sus hijos, por el miedo a que también los detuvieran.

A muchos niños los dejaron atrás, literalmente, incluyendo a un bebé lactante que no quiso alimentarse de un biberón, y tuvo que ser hospitalizado por deshidratación. El gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, calificó lo resultante de la redada como "una crisis humanitaria".

Las estadísticas de ICE indican que las redadas van en aumento. El número de detenciones en el lugar de trabajo subió de menos de 500 en 2002 a más de 3,600 en 2006. Por un margen enorme, las detenciones eran principalmente administrativas, destinadas a las personas que no tienen la documentación adecuada, y no a aquellas que habían cometido algún delito.

Ahora, un estudio del Urban Institute, un centro de investigación sin afiliación de partido, ha documentado el impacto negativo de las redadas sobre los niños. El estudio halló que el número de niños que han quedado separados de sus padres es importante. Por cada dos trabajadores sin documentos detenidos, un niño se quedó atrás. En la resaca de las redadas de ICE, se halló que los niños sufren de trastornos a la salud, trauma psicológico e inestabilidad económica. El Urban Institute notó que la mayoría de los niños eran en realidad ciudadanos o residentes legales de Estados Unidos.

Según el Centro Pew, hay cinco millones de niños con por lo menos un padre indocumentado. En 2005, dos tercios de estos niños (el 64%) eran ciudadanos de Estados Unidos, el 37% tenía 5 años o menos, y el 65% tenía 10 años o menos. Por consiguiente, las redadas de inmigrantes afectan directamente a algunos de los más pequeños y más vulnerables.

Las redadas de ICE parecen ser particularmente crueles en vista de que el público favorece un camino a la legalización para los 12 millones de trabajadores indocumentados que ya están aquí. En encuestas separadas realizadas este año por ABC, CBS, Los Angeles Times/Bloomberg, FOX y Pew, una mayoría ha apoyado consistentemente el concepto de dejar que los trabajadores indocumentados consigan la ciudadanía.

Sin lugar a duda, los padres sin documentos ponen en riesgo a sus propios hijos al traerlos aquí ilegalmente, o al quedarse aquí ellos mismos. Pero a los niños no se les debe castigar por los pecados de sus padres, ni debe el estado migratorio de los padres perjudicar el futuro de los niños. Una meta principal de nuestra sociedad debería ser la protección de todos los niños, sin reparar en su estado migratorio.

El Urban Institute recomendó que el gobierno adopte pautas claras en cuanto a dejar libres a los padres detenidos con hijos, y que el Congreso realice audiencias sobre las consecuencias de las redadas de ICE. No obstante, encuentra que la noción de agentes armados que rompen puertas y hacen detenciones en masa es consistente con un estado policial.

Nunca vamos a deportar a los millones de trabajadores indocumentados que actualmente se encuentran en el país. ¿De qué vale detener a unos cientos aquí y allá si lo que causa es daño a largo plazo a nuestros niños? ICE debe cesar de efectuar redadas, y si percibe que las debe continuar, que se concentre en las detenciones por motivos de delito.

Si bien es un hecho que el sistema migratorio de Estados Unidos se encuentra en desarreglo, estas redadas sólo resultan en hacer peor el problema al crear un ambiente de temor entre los inmigrantes, llevándolos más profundamente a la penumbra de la sociedad. Nuestro país tiene que ir más allá del enfoque de "cumplimiento de la ley solamente", si es que alguna vez pretendemos resolver esta crisis. Ya es hora de exigir soluciones del siglo XXI para nuestro problema continuo, y no más detenciones fanáticas que ponen en riesgo a los niños.

Raúl Reyes es un abogado que reside en la ciudad de Nueva York. rarplace@aol.com)

© Hispanic Link, 2007

1 comment:

hugo laurel said...

yo creo que la forma en que se realizan las detenciones por parte de los agentes de la oficina de control de migracion son inadecuadas por los efectos que producen principalmente e los niños, efectos que son nocivos y les generan problemas psicologicos, trastornos y tambien la falta de sus padres debido a las detenciones geralisadas